Conducción Bajo los Efectos del Alcohol o Drogas: ¿Delito según el Código Penal? 

El delito de conducción bajo la influencia del alcohol o drogas está contemplado en el artículo 379.2 del Código Penal. El artículo 370 dice lo siguiente: 
 
«1. El que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. 
2. Con las mismas penas será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro«.
 

Penas Previstas para este Delito 

 
Las penas principales son trabajos en beneficio de la comunidad de tres a seis meses, multa de seis a doce meses, o prisión de tres a seis meses, siendo excluyentes entre sí. Además, se impone la pena accesoria de privación del derecho a conducir vehículos por un período de uno a cuatro años. 
 
Un conductor, ¿puede ser condenado a penas de prisión por conducir bajo los efectos del alcohol? 
 
No existe un criterio escrito que regule cuál de las tres penas imponer, dependiendo de factores como el resultado de la alcoholemia o la reincidencia. La defensa usual aboga por trabajos o multa, especialmente si es la primera vez y no hay accidente involucrado. 
 

Pena Accesoria 

 
La pena accesoria se aplica comúnmente en su límite mínimo, siendo la privación del derecho a conducir por un año y tres días. Sin embargo, esta pena puede extenderse hasta cuatro años, siendo obligatorio realizar un curso de sensibilización vial para recuperar el permiso. 
 
En casos de accidentes con lesionados, la pena de prisión se aplica en su mitad superior, partiendo de cuatro meses y quince días hasta un máximo de seis meses. La pena accesoria también se incrementa, privándose del derecho a conducir por un período de dos años y seis meses hasta cuatro años. 
 

Tasa de Alcoholemia para que sea delito 

 
Este delito se considera de «peligro abstracto», protegiendo la seguridad del tráfico. Se penaliza independientemente de la tasa, si se demuestra que el conductor tiene habilidades reducidas. Se establece un límite objetivo para el alcohol, pero no para las drogas, requiriendo pruebas de afectación en la capacidad de reacción. 
 

Procedimiento y Defensa 

 
El procedimiento incluye pruebas de alcoholemia, denuncia policial y posible juicio rápido. La defensa puede argumentar verificaciones del alcoholímetro, intervalos entre pruebas, estado del conductor, ubicación de la conducción, tasas de error aplicadas y otras estrategias para evitar la condena. 
 
En conclusión, contar con un abogado competente es esencial para negociar con el fiscal y obtener la pena más leve posible, aprovechando la reducción del tercio en caso de conformidad. Si necesitas un despacho de abogados en Murcia, en AP Iuris Legal Solutions podemos ayudarte.
 
× ¿Te puedo ayudar?